Alvine

Alvine tiene ahora 18 años. Hace dos años, llegó al Hogar de las Salesianas con su hermanita, en una situación muy triste. Había sido violada repetidamente por su padre. Con la ayuda de un hermano mayor, las dos hermanas denunciaron al padre que está ahora en la cárcel. Pero casi toda la familia se niega a recibirlas.

Alvine está bien integrada en el Hogar y estuvo ayudando por un tiempo en la guardería. Después se le propuso aprender cocina en la Maison de l’Espérance. Lo hizo muy bien y aprendió también a hablar y escribir en francés. Después de hacer una práctica en el restaurante “Mamma Mia”, fue contratada por este por su excelente trabajo y su gran sentido de las responsabilidades. Ahora, a la espera que su hermanita obtenga también su diploma profesional, Alvine esta ahorrando para alquilar una habitación donde ir a vivir juntas y de manera autónoma.

Anne

Anne tiene hoy 15 años. A los 5 años fue vendida a una familia donde estuvo trabajando. Los animadores que trabajan en el mercado la encontraron y la llevaron a la Maison de l’Espérance  donde integró el curso de alfabetización. El año siguiente Anne llegó al Hogar Laura Vicuña y siguió clases de primaria en la Escuela Alternativa St. Joseph, hasta obtener su CEP (Certificado de Estudios Primarios).

Durante dos años estuvo en el Hogar de la Excelencia y en la actualidad cursa segunda de ESO en la escuela Laura Vicuña. Tiene resultados excelentes y talento especial para el teatro y la expresión oral. Esta cursando catecismo y se esta preparando para los Sacramentos.

Su tristeza es que su madre no tiene interés en ella.

Elisabeth Agbakou

Elisabeth nació en un pueblo de la provincia de Ouémé. Su padre la entregó a una mujer de Cotonou a la edad de 4 años, en cuya casa trabajó como empleada doméstica hasta los 13 años, sin ser maltratada. Después, su padre la recogió y la vendió en Nigeria a una mujer que la explotaba y la maltrataba. Logró escapar y fue repatriada a Benín por la Policía de menores, quien la llevó al Hogar de las Hermanas Salesianas.

En la búsqueda de su familia, se logró encontrar la casa del padre. Su madre se había ido, pero Elisabeth se dio cuenta que en la casa había un televisor y un lector VHS. Lloró y le preguntó a su padre si había comprado esto con el dinero de su venta. El padre permaneció en silencio. Elisabeth no quiso quedarse y pidió volver al Hogar y aprender costura. Obtuvo su diplomado tres años después, a la vez que se iba preparando para los Sacramentos.

Después de obtener su diploma, Elisabeth empezó a trabajar en el taller de producción y a ganar su sueldo. El año pasado se casó y vive ahora con su marido y sus tres hijos que están recibiendo una educación y una formación adecuada.

Evelyne

Evelyne nació en un pueblo de la provincia de Zou. A los 4 años fue entregada a una señora en Nigeria, donde trabajó durante 5 años como empleada doméstica. A los 10 años otra señora la acogió, la trató bien y la envió a la escuela.

Tres años después, la señora la llevó a la Policía que estaba investigando sobre niñas traficadas desde Benín. Fue repatriada por la policía y acogida en el Hogar Laura Vicuña, donde cursó el ultimo año de la Escuela Alternativa. Fue matriculada después en la escuela Laura Vicuña, donde cursa segundo de ESO.
Finalmente se han encontrado a los padres, quienes reconocieron su error y con quienes Evelyne logró reconciliarse.

Grâce

Grâce es una madre menor de edad quien llegó a la Maison du Soleil para seguir una formación. Participó con éxito al curso de cocina y a tenido la suerte de ser contratada por la nunciatura como ayudante en trabajos domésticos y en la cocina. Es muy activa, responsable y agradecida. Puede hacerse cargo sola de la educación de su hijo.

Ida

Ida es de Allada, una ciudad del centro de Benín. Fue entregada por sus padres a una mujer de Cotonou quien la explotaba. A los 9 años fue llevada al Hogar de las Salesianas por la Brigada de protección de menores. Se quedó un año en el Hogar, donde curso el primer año de primaria.

Pero luego quiso volver con su familia. La acompañamos, hablamos con sus padre de la importancia de su educación y la inscribimos a la escuela pública de su pueblo. Lamentablemente, tres meses después descubrimos que su madre la había vuelto a entregar a una familia. Intentamos ir a buscarla pero la familia nos amenazó. Avisamos a la Policía de menores pero no intervino. Sabíamos que vendía naranjas en el mercado de Dantokpà pero no la encontramos.

En el 2011, Ida se acercó al Hogar pidiendo que la ayudáramos. Se daba cuenta que había sido explotada y que no tenía futuro. La inscribimos a la formación de pastelería en la Maison de l’Espérance y obtuvo su diploma en 2012. Pensamos que era mejor para ella no volver al pueblo y estudiar para obtener su certificado de primaria. Actualmente realiza una práctica en una pastelería por las mañanas y asiste a clase por las tardes en la Escuela Alternativa.

Madeleine

Madeleine llegó al Hogar a los 6 años, hoy tiene 12. Trabajaba con su madre en el mercado de Dantokpa, vendiendo productos diversos. Ambas vivían en una situación muy difícil y no tenían lugar para dormir. Los animadores del mercado las dirigieron hacia el Hogar donde Madeleine empezó la escuela primaria con muy buenos resultados. En el Hogar se mostraba muy responsable y colaboradora. Empezó el catequismo y recibió los Sacramentos. Al terminar su escuela primaria, la animamos a volver con su madre, que había alquilado una habitación en las cercanías del mercado. La inscribimos en una buena escuela secundaria y la seguimos y la ayudamos para que pueda quedarse con su mama.

Anuncios